Nuevo plan de estudio para cuba de la carrera de ingeniería en telecomunicaciones y electrónica

Resumen
En este artículo, teniendo en cuenta las premisas y bases conceptuales definidas por el MES para el diseño de los
nuevos planes de estudio (Plan E), importantes para entender las características del plan académico en el que se jerarquiza
la participación de las entidades empleadoras, se dan a conocer las peculiaridades del nuevo plan de estudio
de la carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones y Electrónica para Cuba
Abstract
Taking into account the conceptual bases and premises defined by the MES (Higher Education Ministry) for the
design of the new study plans (Plan E), important to understand the characteristics of the academic plan in which
the participation of the employing entities is hierarchized, this article shows the peculiarities of the new study plan
of the Telecommunications and Electronics Engineering career in Cuba

 

Introducción

Al triunfo de la revolución existían en el país servicios de comunicaciones telefónicas y telegráficas, sistemas de radiodifusión, televisión y radiocomunicaciones, así como limitados servicios de comunicación internacional. Se co­nocía la Ingeniería en Telecomunicaciones, pero los in­genieros que trabajaban en esta especialidad eran extran­jeros, con formación en el extranjero o autodidactas. [1]

 

Al pasar los servicios nacionales de comunicaciones al po­der del pueblo, y además plantearse el desarrollo de los mismos, se hizo necesaria la formación del Ingeniero en Telecomunicaciones, que comienza a realizarse en las Uni­versidades de La Habana, Oriente y Las Villas en el año 1960. Desde el inicio de los años 70, con la ampliación de los servicios de comunicaciones y el incremento de la demanda de estos graduados, aumentan considerablemente las matrículas y graduaciones en esta profesión. [1]

 

La Reforma Universitaria, ocurrida en Cuba en el año 1962, sentó las bases para el perfeccionamiento continuo de los diseños y contenidos de los planes de estudio, cuyo objetivo era satisfacer en cada momento las demandas del desarrollo socioeconómico del país teniendo en cuenta las tendencias internacionales que resultaran pertinentes.

 

De acuerdo con esto, en el curso 1977 - 1978 nace el primer plan de estudio nacional de la carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones, el Plan A. Al elaborarse el Plan B (curso 1982 - 1983) se inicia la carrera de Ingeniería en Equipos y Componentes Electrónicos. Estas ulteriormente se integran en el curso 1990 – 1991 creándose, con el Plan C, la especialidad de Ingeniero en Telecomunicaciones y Electrónica de perfil amplio. A partir de este momento, esta carrera se estudió en cuatro regiones del país: Pinar del Río, La Habana, Las Villas y Santiago de Cuba. En 1998 se le realiza una modificación al plan de estudios C dando lugar al plan C’ o plan modificado. Posteriormente, se sigue perfeccionado dicho plan elaborándose el Plan D, vigente desde el curso 2007 - 2008. Recién, en el mes de mayo de 2017, se aprobó un nuevo plan para la carrera, el Plan E (Figura 1).

Figura 1. Evolución de la formación de Ingenieros en Telecomunicaciones en Cuba. Fuente: Elaboración propia.

Premisas y bases conceptuales para el nuevo plan de estudio (Plan E)

El VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, celebrado en abril de 2011, aprobó los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución [2]. En ellos se declara, entre otros aspectos, dar continuidad al perfeccionamiento de la educación (artículo 143); elevar el rigor y efectividad del proceso docente educativo para incrementar la eficiencia del ciclo escolar (artícu1o 51); y actualizar los programas de formación e investigación en las universidades en función del desarrollo económico y social del país y de las nuevas tecnologías (artículo 152). Esto fue ratificado en la actualización de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolu­ción para el periodo 2016 - 2021 aprobado en el VII Con­greso del Partido Comunista de Cuba en abril de 2016 y por la Asamblea Nacional en julio de 2016 en los artículos 117, 118 y 122 [3].

 

El contenido de estos Lineamientos exigió a la educación superior realizar una revisión profunda de los programas de formación y desarrollo de los profesionales cubanos, en correspondencia con los nuevos escenarios y condiciones complejas que se vislumbran para las próximas décadas del siglo XXI. Estas premisas han traído como resulta­do el planteamiento de un conjunto de políticas para el perfeccionamiento del proceso de formación continua de los profesionales cubanos, una de las cuales expresa lo si­guiente [4]:

 

“Perfeccionar la formación de pregrado en carreras de per­fil amplio, reenfocándolas hacia la solución de los proble­mas generales y frecuentes de la profesión en el eslabón de base. Ello puede posibilitar la reducción de la duración de las carreras a cuatro años”.

 

Al emprender el diseño del Plan E de la carrera Ingeniería en Telecomunicaciones y Electrónica se analizaron una serie de deficiencias presentes en el diseño y ejecución del Plan D [5], entre los que se encuentran:

 

- En el proceso de enseñanza aprendizaje prevalece la di­dáctica tradicional, utilizándose métodos, medios y for­mas organizativas que no favorecen el papel activo de los estudiantes en su proceso de formación.

 

- La duración de la carrera retrasa el ciclo de formación y la encarece, disminuyendo además la posibilidad de ofre­cer una respuesta más rápida a la demanda laboral, tan ne­cesaria teniendo en cuenta el envejecimiento de la fuerza laboral y la contracción demográfica que se está produ­ciendo en nuestro país.

 

- El vínculo de la carrera con los organismos empleadores no ha alcanzado aún los niveles deseados, lo que limita el impacto de la universidad en el territorio y la atención a los estudiantes en la práctica laboral.

 

- La formación no hace énfasis suficiente en el desarro­llo de habilidades de comunicación en los estudiantes, así como en el dominio del idioma extranjero, en el desarrollo de la iniciativa, la creatividad y la innovación; y en el tra­bajo en equipo, lo que se ha evidenciado en el seguimien­to al desempeño de los graduados.

 

El nuevo plan de estudio, Plan E, atiende las deficiencias detectadas en el plan precedente y establece, de acuerdo a lo planteado por el MES, nuevos alcances al principio de la relación entre centralización y descentralización de modo que se demande una mayor participación y respon­sabilidad del centro rector de la carrera (Universidad Tecnológica de La Habana, Cujae) y de las universida­des donde se estudia la misma, en el diseño de los cu­rrículos.

 

Entre los lineamientos fundamentales del Plan E se ha­lla: el fortalecimiento de la educación durante toda la vida y la formación integral de los estudiantes, mediante un proceso docente educativo que priorice el aprendi­zaje y la formación de habilidades para la gestión del conocimiento, tan necesaria en un mundo donde el co­nocimiento se transforma rápidamente.

 

El fortalecimiento de la educación durante toda la vida se debe lograr desarrollando un proceso de formación conti­nua de los profesionales cubanos. Este proceso plantea que para lograr el desempeño especializado que se requiere en la producción y los servicios, y el desarrollo potencial de la fuerza de trabajo altamente calificada se necesita una vin­culación armónica y coherente de tres etapas [4]: Forma­ción de pregrado en carreras de perfil amplio, preparación para el empleo y Formación de posgrado (Figura 2).

Figura 2. Componentes del sistema de formación continua de los profesionales cubanos

 

La formación integral de los estudiantes es el mayor de­safío a alcanzar pues se trata de que el egresado no solo demuestre una alta calificación en su desempeño profesio­nal, sino que posea cualidades personales que lo ayuden a conjugar sus intereses personales con los de la sociedad y participe activa, crítica y constructivamente en el desa­rrollo de esta. Uno de los principios fundamentales para lograr un profesional integral lo constituye la unidad indi­soluble entre los aspectos educativos e instructivos en el proceso de formación.

 

Las bases conceptuales planteadas por el MES, sobre las cuales se elaboró el Plan E de la carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones y Electrónica son [4]:

- Perfeccionamiento del modelo de formación de perfil amplio.

 

- Mayor articulación del pregrado y el posgrado. Efectiva flexibilidad curricular manifiesta en la existencia de tres tipos de contenidos curriculares: base, propio y optativo/ electivo, existiendo además otras manifestaciones de fle­xibilidad curricular que se norman en el Reglamento del Trabajo Docente Metodológico de la Educación Superior Cubana.

 

- Mayor nivel de esencialidad en los contenidos de las dis­ciplinas.

 

- Integración adecuada entre las actividades académicas, laborales e investigativas.

 

- Fortalecimiento de la formación humanista.

 

- Potenciar el protagonismo del estudiante en su proceso de formación.

 

- Potenciar el tiempo de autopreparación del estudiante.

 

- Lograr transformaciones cualitativas en el proceso de formación como consecuencia de un amplio y generali­zado empleo de las TIC (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones).

 

- Priorizar el uso correcto de la lengua materna.

 

- Potenciar el aprendizaje del idioma inglés.

 

- Fortalecimiento de los vínculos de las universidades con los organismos empleadores y todas las instancias que sean fuentes de empleo.

 

- Lograr transformaciones en la evaluación del aprendiza­je que consideren su carácter cualitativo y formativo.

Características del Plan de Estudio E de la carrera Ingeniería en Telecomunicaciones y Electrónica

El nuevo plan de estudio de la carrera, el Plan E, debe contribuir a eliminar o minimizar las insuficiencias diag­nosticadas en el diseño del Plan D, y en su ejecución im­plementar las bases conceptuales planteadas por el MES para los nuevos planes de estudio. De acuerdo con esto fue preciso definir el eslabón de base de la profesión y los problemas más generales y frecuentes que en la misma se presentan, de tal manera que el egresado continúe su desa­rrollo profesional a través de la preparación para el empleo y la formación posgraduada, haciendo realidad el proce­so de formación continua. Para la elaboración del Plan E se realizó un intenso trabajo que incluyó, entre otros, la información a los principales cuadros del MINCOM, ETECSA, GEIC y GELECT del proceso y la solicitud a los organismos empleadores de representantes en la CNC. Esta comisión consideró que los problemas profesionales generales y frecuentes que se deben resolver en el eslabón de base de la profesión son:

 

- Diseñar sistemas de telecomunicaciones y electrónicos y/o sus partes componentes de mediana complejidad.

 

- Instalar sistemas de telecomunicaciones y electrónicos y/o sus partes componentes de mediana complejidad.

 

- Evaluar, explotar y mantener equipos y sistemas electrónicos.

 

- Gestionar sistemas de telecomunicaciones: configurar, evaluar su desempeño, detectar y reparar sus fallos, velar por la seguridad y contabilizar su uso.

 

- Desarrollar habilidades básicas para el proceso docente y de comunicación.

 

Planteándose como:

Objeto de trabajo: los sistemas de telecomunicaciones y electrónicos, analógicos y digitales, eléctricos u ópticos, con soporte alámbrico o inalámbricos que permiten la cap­tación, transmisión, procesamiento y almacenamiento de la información, utilizando diferentes técnicas de acuerdo con la naturaleza y con el objetivo del servicio que prestan.

 

Modos de actuación del profesional: diseñar, construir, instalar, evaluar, mantener, gestionar, optimizar, interpre­tar y comunicar.

 

Campos de acción: Componentes, circuitos y sistemas electrónicos, equipos y medios de comunicación, alám­bricos e inalámbricos, eléctricos u ópticos; servicios de telecomunicaciones y la formación de profesionales a di­ferentes niveles.

 

Esferas de actuación: Sistemas electrónicos, redes de telecomunicaciones, sistemas de radiocomunicaciones, servicios que se ofrecen sobre la infraestructura de teleco­municaciones, así como la enseñanza de la electrónica y las telecomunicaciones.

Siendo el objetivo general de la carrera:

 

Formar profesionales integrales de perfil amplio, capaces de gestionar su conocimiento y de interpretar, diseñar, ins­talar y gestionar sistemas de telecomunicaciones y elec­trónicos, así como los servicios que sobre estos se ofrecen, con: conciencia patriótica, político–ideológica y jurídica; comportamiento ético, humanista y de consagración por la labor que realizan y con los conocimientos necesarios para lograr una eficiencia económica acorde con los re­querimientos de nuestra sociedad socialista, preservando el medio ambiente.

 

Adicionalmente, teniendo en cuenta de qué valor es la significación positiva adquirida por los sujetos en el mar­co de sus relaciones sociales con los objetos, las convic­ciones y las ideas, que reflejan la actividad humana y sus resultados en correspondencia con los intereses y nece­sidades del individuo, grupo social o la sociedad en su conjunto, se consideró un sistema de valores de la pro­fesión a desarrollar en la carrera: dignidad, patriotismo, honestidad, responsabilidad, humanismo, antimperia­lismo, laboriosidad y honradez, expuestos en la figura 3 [6].

Figura 3. Sistema de valores del Plan E de la carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones y Electrónica

Los mismos deben contribuir a la formación de la personalidad profesional, la que no solo se relaciona con la actividad como ingeniero, sino también con la vasta actividad social que el graduado, como hombre, desem­peñará en el futuro, lo que está muy relacionado con la significación social que los estudiantes le atribuyen a los conocimientos y habilidades objeto de aprendizaje, y que se manifiestan en las aptitudes y conductas que asumen (saber ser).

Figura 4. Estrategias curriculares del Plan E de la carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones y Electrónica

 

En correspondencia con las características planteadas para el Plan E, también se consideraron en este un conjunto de estrategias curriculares (Figura 4) de gran importan­cia. Las mismas, deben ser concretadas en las discipli­nas y asignaturas e instrumentadas en todos los años de la carrera, de acuerdo a las asignaturas que se impartan en estos. Las estrategias curriculares incluidas en el Plan E son: uso de la lengua materna, TIC, formación huma­nística, formación jurídica y ética, Historia de Cuba, preparación para la defensa, idioma inglés, medio am­biente y desarrollo sostenible, formación económica y formación pedagógica.

 

Grafico 1. Relación entre las diferentes disciplinas del currículo base para el CD

El plan E se elaboró tanto para Curso Diurno (CD), con una duración de 4 años, como para Curso Por Encuentros (CPE), a desarrollarse en cinco y medio años. Se han con­siderado en ambos tipos de curso 12 disciplinas: Marxis­mo Leninismo, Historia de Cuba, Preparación para la Defensa, Matemática Superior, Física General, Progra­mación, Circuitos Eléctricos, Electrónica, Fundamen­tos de las Comunicaciones, Redes de Telecomunicacio­nes, Sistemas de Radiocomunicaciones y la disciplina integradora, Telecomunicaciones y Electrónica, donde se encuentran las Prácticas Laborales Investigativas (PLI) y el ejercicio de fin de carrera. Además, en el CD existe la disciplina de Educación Física y en el CPE una discipli­na que recoge las asignaturas de requisito de ingreso a la Educación Superior (Matemática Básica, Español Básico e Historia de Cuba Básica), que tienen que ser aprobadas por los estudiantes de este tipo de curso durante el primer año de la carrera. La relación entre las diferentes disciplinas del currículo base se muestran en el grafico 1 para el CD y en el grafico 2 para el CPE.

Grafico 2. Relación entre las diferentes disciplinas del currículo base para el CPE

 

En el Plan E se encuentran precisadas, para cada una de las disciplinas: fundamentación, objetivos generales que consideran tanto los instructivos como los educativos, co­nocimientos esenciales a adquirir, habilidades principales a dominar, valores a desarrollar, indicaciones metodológi­cas generales para su organización y la bibliografía básica.

 

Especial significado en el Plan E posee la disciplina Tele­comunicaciones y Electrónica trascendental para la for­mación de los graduados, por el tiempo en horas que tiene asignado y por los objetivos que se prevén en la misma. Esta disciplina centra la familiarización con la carrera, la imprescindible vinculación a la actividad laboral, el desa­rrollo de habilidades prácticas y de actividades de inves­tigación, todo esto con enfoque integral, con articulación horizontal y vertical y con el cubrimiento de las estrategias curriculares en la práctica social. Como parte de esta dis­ciplina se encuentran los contenidos de Metodología de la Investigación y de Economía Empresarial.

 

Dado el amplio perfil de la carrera, se plantea en el nuevo plan de estudio que es posible considerar, a partir de se­gundo año, tres vertientes o perfiles de salida: Electrónica, Sistemas de Radiocomunicaciones y Redes de Telecomu­nicaciones. De llevarse a cabo esto, los estudiantes, una vez terminado su primer año, seleccionarían uno de los perfiles antes mencionados dentro del cual realizarían: las asignaturas optativas, así como la PLI de segundo y tercer año, los proyectos integradores y el ejercicio de culmina­ción de estudio.

 

Se considera que la PLI es vital en el nuevo plan de estu­dio de la carrera pues debe constituir el espacio propicio que favorezca la motivación por la actividad profesional, el desarrollo de capacidades de análisis y razonamiento, la introducción de los avances científicos y tecnológicos, así como la adquisición de habilidades prácticas profe­sionales y otras relacionadas con el trabajo científico. En la misma se debe lograr el tan necesario vínculo de los estudiantes con la sociedad y con el ejercicio de la pro­fesión, así como una valoración autocrítica y crítica con enfoque humanista de la actividad que realicen. Además, debe propiciar el trabajo en equipo, la toma de decisiones, el enfrentamiento a situaciones de la vida real, la comu­nicación oral y escrita, el uso de diferentes medios para la obtención de la información científica y la valoración económica, entre otros. Lograr el desarrollo eficaz de la PLI contribuye a la preparación de un egresado capaz de resolver los problemas más generales de la profesión en el eslabón de base, vinculándolo a las necesidades so­cioeconómicas del país, requiriéndose para alcanzar sus objetivos la integración de los organismos empleadores al diseño y ejecución de la misma. Este vínculo debe fa­vorecer también la elevación de la calidad y la eficiencia de la etapa de preparación para el empleo.

 

Los proyectos integradores, a desarrollar en cada curso, así como la evaluación de la culminación de los estudios, deben ampliar la cultura científica de los estudiantes y ejercitarlos en la consideración de aspectos medioam­bientales, económicos, éticos, jurídicos y de la defensa del país. Se plantea que la evaluación del proyecto integrador de cada año sea rigurosa y contemple los resultados de: la PLI, de los contenidos que se impartan dentro de esta, del proyecto asignado y del cumplimiento de las estrategias curriculares definidas, velando por la observancia de los valores que se quieren desarrollar.

Implementación del Plan E en los CES donde se estudia la carrera

La implementación del Plan E en los CES donde se estudia la carrera solo fue posible una vez que este se aprobara, en el mes de mayo de 2017, en un acto de defensa pública ante un tribunal nacional. En el mismo participaron profesio­nales de los organismos empleadores de elevado prestigio y experiencia en la profesión, directivos y profesores de las universidades y del organismo central del MES, que no formaran parte de la CNC.

 

Adicionalmente, el MES determinó que la aplicación en los CES del plan de estudio cuya defensa nacional resul­tara exitosa, sería en el curso siguiente al acto de defensa, una vez que en los mismos se realizara una defensa pública a nivel territorial, también frente a un tribunal. Una vez realizada la defensa territorial, es el Rector de cada institu­ción quien aprueba el plan del proceso docente de la carre­ra en su universidad, para cada tipo de curso (CD y CPE), lo que incluye: la desagregación del contenido de las dis­ciplinas aprobadas a nivel nacional para el currículo base hasta el nivel de asignaturas, la determinación de los currí­culos propio y optativo/electivo, que ofrecen pertinencia a la carrera en el territorio y la satisfacción de los intereses de los estudiantes, la malla curricular por curso académico y semestre y el tipo de evaluación de la culminación de los estudios (Tabla 1).

 

El proceso antes explicado fue llevado a cabo para la ca­rrera de Ingeniería en Telecomunicaciones y Electrónica en el curso 2016-2017, en la Universidad de Oriente (UO) y en la Universidad Tecnológica de La Habana (CUJAE), quedando pendiente la Universidad Central de Las Villas (UCLV) y la Universidad de Pinar del Río (UPR). Esto permitió que en el curso 2017-2018 se iniciara la imple­mentación del Plan E en dos universidades: en la CUJAE, en el CD, y en la UO tanto en el CD como en el CPE.

Conclusiones

El perfeccionamiento continuo de los diseños y conte­nidos de los planes de estudio de las carreras en Cuba, respaldado por la Reforma Universitaria de 1962 y los Lineamientos de la Política Económica y Social del Par­tido y la Revolución, han permitido que en el curso 2016 – 2017 se aprobara un nuevo plan de estudio, el Plan E, para la carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones y Electrónica. Este nuevo plan perfecciona la formación de pregrado en carreras de perfil amplio, reenfocándolas hacia la solución de los problemas generales y frecuentes de la profesión en el eslabón de base, lo que posibilitó la reducción de la duración de la carrera a cuatro años.

 

El Plan E atiende las deficiencias detectadas en el plan precedente (Plan D) y tiene en cuenta las premisas y ba­ses conceptuales establecidas por el MES para los nuevos planes de estudio. Entre dichas premisas se destacan: el fortalecimiento de la educación durante toda la vida y la formación integral de los estudiantes, mediante un pro­ceso docente educativo que priorice el aprendizaje y la formación de habilidades para la gestión del conocimien­to tan necesaria en un mundo donde el conocimiento se transforma rápidamente.

 

La activa participación de los CES donde se estudia la ca­rrera y de los organismos empleadores en la elaboración del nuevo plan de estudio facilitó la pertinencia de sus transformaciones. En el nuevo plan de estudio se definió: el eslabón de base de la profesión y los problemas más ge­nerales y frecuentes que en la misma se presentan, su ob­jeto de trabajo, los modos de actuación de los Ingenieros en Telecomunicaciones y Electrónica, su campo de acción y esferas de actuación, así como los objetivos generales de la carrera que incluyen tanto los instructivos como los educativos. Además, se precisó un sistema de valores de la profesión a desarrollar y un conjunto de estrategias cu­rriculares a lograr.

 

Entre los elementos a destacar en el nuevo plan de estudio de la carrera se encuentran: la disminución de la carrera a cuatro años en el CD y de cinco y medio años en el CPE, incluyéndose en este ultimo los requisitos de ingreso a la Educación Superior; la existencia de tres tipos de currículo (base, propio y electivo/optativo) en ambos tipos de curso, asegurando el currículo base el enfoque estratégico de la carrera y el dominio esencial de los modos de actuación del profesional y ofreciendo los currículos propio y elec­tivo/optativo pertinencia a la misma en el territorio y la satisfacción de los intereses de los estudiantes; y la jerar­quización de la disciplina Telecomunicaciones y Electró­nica trascendental para la formación de los graduados pues centra la familiarización con la carrera, el imprescindible vínculo a la actividad laboral, el desarrollo de habilidades prácticas y de actividades de investigación, con enfoque integral en la cual juegan un rol muy importante los orga­nismos empleadores. Dado el amplio perfil de la carrera, es posible considerar, a partir de segundo año, tres vertientes o perfiles de salida: Electrónica, Sistemas de Radiocomu­nicaciones y Redes de Telecomunicaciones.

 

En el curso 2017–2018 se inició la implementación del Plan E en dos universidades de las cuatro donde se estudia la carrera, en la CUJAE en el CD y en la UO tanto en el CD como en el CPE.

 

Referencias bibliográficas

[1] Malagón Hernández, Mario Jorge. “La disciplina principal integradora, su fundamenta­ción a través de la carrera de Telecomunicaciones y Electrónica”. Tesis de doctorado. Uni­versidad de Pinar del Río, Pinar del Río, 1998.

[2] VI Congreso del Partido Comunista de Cuba. “Lineamientos de la Política Económi­ca y Social del Partido y la Revolución”. La Habana, 18 de abril de 2011. http://www. cubadebate.cu/wp-content/uploads/2011/05/folleto-lineamientos-vi-cong.pdf. (acceso: mayo 2011).

[3] VII Congreso del Partido Comunista de Cuba. “Actualización de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución para el periodo 2016 - 2021”. La Habana, abril de 2016. http://www.granma.cu/file/pdf/gaceta/01Folleto.Lineamien­tos-4.pdf.

[4] Ministerio de Educación Superior. Documento Base para el diseño de los planes de estudio “E”. Junio 2017.

[5] Ministerio de Educación Superior. Plan de estudio “D” de la carrera de Ingenie­ría en Telecomunicaciones y Electrónica. 2007. http://CUJAE.edu.cu/telecomunicacio­nes-y-electronica/carrera-6/ingenieria-en-telecomunicaciones-y-electronica.

[6] Fabelo Corzo, José Ramón. La formación de valores en las nuevas generaciones: “Una campaña de espiritualidad y de conciencia”. Editorial Ciencias Sociales, 1996.

 

(Artículo recibido en junio de 2017 y aprobado en septiembre de 2017)

 

 

 

 

 

 

Palabras clave
Planes de estudio, carrera de Telecomunicaciones y Electrónica, valores profesionales, estrategias curriculares, formación continua, práctica laboral, formación integral
Descargar artículo: